NUMIDAS

Los númidas, imazighen sedentarios y seminómadas, lo conformaban varias tribus, en la zona oriental los masilios y en el occidente losmasesilos, de religión animistas y politeístas todos crearon el reino de Númida,  territorio que comprendía parte de Argelia, al oeste de la actual Constantina, parte de Túnez y parte del actual Marruecos,  su capital era Cirta, actual Al-Kāf, en Túnez.

Coexistieron con cartagineses, con los que comerciaron y formaron alianzas militares, criadores de caballos, tenían  gran reputación como jinetes, esta cualidad  llevaría  a los cartagineses, en la Segunda Guerra Púnica, siendo Sifax jefe de la mayor tribu númida, los masesilos, que habitaban el actual Oran y parte del norte de Argelia, contar con la caballería de los númidas. En el año 213 a. C. Sifax puso fin a su alianza con Cartago y se alía con Roma, pero un matrimonio de conveniencia con Sofonisba, hija del general cartaginés Asdrúbal Giscón, reestablece la alianza con los cartagineses.

A la llegada de los romanos al norte de África, Sifax intenta promover una acuerdo de paz entre el jefe del partido aristocrático, Hanón Barca, reacio al expansionismo y Publio Cornelio Escipión.  A los romanos que no les interesaba un vecino aliado de los cartagineses,  apoyan a Masinissa, que influenciado por Escipión rompe su alianza con Cartago, con el apoyo de las tropas de Publio Escipión ataca el campamento de Sifax y se hace cargo de gran parte de su territorio, bajo la protección de Roma, finalizada la Segunda Guerra Púnica, constituye un reino unificando a las tribus númidas, que se extendía desde el Muluya hasta las proximidades de Cartago.Roma compensaba así a Masinissa por su apoyo contra los cartagineses.

Masinissa, conocedor de los términos del tratado de paz entre Cartago y Roma, por el cual los cartagineses no podían emprender ninguna guerra ni rearmarse sin el consentimiento del Imperio, acosaba a Cartago y se anexionaba tierras cartaginesas, Masinissa como aliado del pueblo romano, establece relaciones comerciales con RodasDelos y Atenas.

Intentó formar un Estado único en el norte de África, promovió el asentamiento de las tribus, fundó numerosas ciudades y prosiguió anexionándose territorios púnicos con el apoyo de Roma. Durante el reinado de Masinissa litigó con Cartago  en varias ocasiones, no solo apoyado por la República Romana, sino también por parte de los cartagineses del partido númida, proclives a la unificación con el reino Numidia, posibilidad ésta que no gustaba a los romanos.  Masinissa provocaría a los cartagineses con el fin de hacer a éstos violar el referido tratado, estas disputas se saldarían con que el senado de Roma y  declarase la guerra a Cartago,  la Tercera Guerra Púnica.

Durante la Tercera Guerra Púnica, entre el año 149 y 148 a.C., muere Masinissa de muerte natural, Publio Cornelio Escipión, conocido comoEscipión Africano, que había servido como General en la batalla de Zama en el 202 a.C, donde derroto a Aníbal, divide el reino de Masinissa, entre tres de sus cuarenta y cuatro hijos, impidiendo así un reino unificado amazigh,  MicipsaManastebal y Gulussa se repartirían el reino númida, pero Micipsa los vuelve a reunificar. Manteniendo su alianza con Roma, Micipsa, envía un contingente númida en 134 a.C, comandados por su sobrino Yugurta, al sitio de Numancia.

La unificación del reino de los númidas no tardaría en fragmentarse de nuevo, a la muerte  de Micipsa en el año 118 a.C. los númidas se volverían a fragmentar,  se divide de nuevo entre lo su hijos, Hiempsal y Adherbal, mientras Yugurta controla la zona occidental. No pasaría mucho tiempo en estallar la guerra entre los númidas, Yugurta se enfrenta a Hiempsal y lo asesina, mas tarde se enfrenta a Adherbal, quien vencido huye a Roma para pedir auxilio, Roma divide de nuevo Numidia cediendo el este para Aderbal, y el oeste para Yugurta, solución esta que no gusta a Yugurta y en el año 113 a. C. invade la capital de Aderbal, Cirta, donde junto a Aderbal, mueren ciudadanos romanos con intereses en la capital, en el año 111 a.C. se envía al cónsul Lucio Calpurnio Bestia, ante quien se rinde Yugurta con unas condiciones favorables a éste, se sospechó  que el númida  soborno al Cónsul y se abre una investigación en el Senado por el  tribuno de la Plebe,  Cayo Memmio.

Roma reinicia la guerra enviando al cónsul Quinto Cecilio Metelo, el Numídico, que en una campaña de cinco años, del 111 a. C.106 a. C., no consigue doblegar a  Yugurta. Ya como Cónsul Cayo Mario, lugarteniente de Quinto Cecilio, propone a Bomílcar, tío materno y lugarteniente del rey númida, deponer a Yugurta, empresa que fracasa al descubrirse cuando el traidor intenta sublevar a la guardia personal de Yugurta.  Ante el hostigamiento de  Roma y varias batallas perdidas, Yugurta se refugia al amparo de su suegro, Boco I, rey de Mauritania, quien lo traiciona, entregándolo a  Cayo Mario, quien lo envía a Roma donde es humillado y ejecutado en el año 104 a. C.

Con el derrocamiento de Yugurta, numidia se  vuelve a dividir en dos partes, como recompensa se le cede una parte del territorio al rey Boco I de Mauritania y otra al númida Gauda, perteneciente a la familia de Adherbal,  a quien sucede tras su muerte el rey Juba I.  Tras la muerte de Boco I, se reparten el reino sus hijos, para Boco II el Este y para Bogud el Oeste, ambos apoyarían a Julio Cesar  en la guerra civil e invaden la numidia de Juba I, que tuvo que dividir sus fuerzas intentando rechazar dos frentes abiertos por lo reyes mauritanos, con la  invasión del oeste de Numidia por el rey de Mauritania Boco II, aliado de César, consiguió tomar Cirta, la capital de Numidia y tras la victoria de César en la Batalla de Tapso, donde Juba I envío hombres y elefantes, el rey númida se suicidó. Como aliado del bando ganador, Boco II amplia el Reino de Numidia y lo integra en Roma como provincia.

El heredero de Julio Cesar,  Octavio Augusto, restituye a Juba II como rey de Numidia, establece una alianza duradera, basada en el matrimonio del Rey con la hija de la última reina del Egipto antiguo, Cleopatra VII y del romano Marco Antonio,   Cleopatra VIII o Cleopatra Selene II, Junto a Juba II reinarían Numidia por un corto periodo de tiempo, las costumbres romanizadas que el matrimonio pretendía imponer no agradaban a la población, lo que les obligo a refugiarse en Mauritania y Numidia pasaba a ser, definitivamente, un provincia romana.