LOS ZIRIES Y LA TAIFA DE GRANADA

Desde la desintegración del califato de Córdoba y hasta la conquista por los almorávides en el 1090, Granada se mantuvo independiente gobernada por los ziries como taifa, dinastía tamazight que nada tiene que ver con el reino Nazarí que conquistarían los reyes católicos en 1492.

Los ziries, originarios de la Cabilia argelina, gobernaron Ifriquiya desde el siglo X, como vasallos del califato fatimí, y a mediados del siglo XI como emirato independiente que perduró hasta el año 1163. Llegaron a Al-Andalus, liderados por Zawi ben Ziri, que actuaron como mercenarios del caudillo cordobés, el chambelán de Hisham II de Córdoba,  Abu ʿAmir Muhammad, conocido por Almanzor.

Como el resto de taifas, los ziries asentados, se independizan de Córdoba en el año 1013 y en el año 1057 arrebatan a los hamudies la taifa de Málaga que se mantendría dependiente de Granada hasta su independencia, proclamada por Tamin, hermano del último rey de la taifa de Granada Abd’Allah ben Buluggin. Con el nombre de esta dinastía se denomina también un estilo artístico y arquitectónico, cuyo referentes son la alcazaba de Málaga o la antigua alcazaba del Albayzín.

Zawi ben Ziri, primer rey granadino, trasladó la capital de Medina Elvira a la actual Granada, entonces denominada Medina Garnata, con el propósito de hacerse con el gobierno de Ifriquiya, se traslada a Tamazgha y le supone la perdida del trono granadino y lo sucede su sobrino Habús ben Maksan,  en cuyo mandato destacaría la figura del judío Samuel ben Nagrela, que en 1030 fue nombrado visir, periodo que supondría para la taifa momentos de esplendor político, cultural y económico.

Samuel ben Nagrela jugaría un papel fundamental a la hora de garantizar la sucesión, a la muerte de Habús ben Maksan, parte de la corte granadina apoyaría a Yaddair ben Hubasa, sobrino del legitimo sucesor Badis ben Habús, hijo del fallecido rey, ben Nagrela reforzaría la posición del sucesor ante la corte y la guarnición.

En el año 1038 los ziries se hacen con parte del territorio  de la taifa de Almería, entonces bajo el poder del rey Zuhair. En 1039, aliados, los ziries, con las Taifas  de Málaga y Badajoz derrotan en Écija a Abú al-Qasim, rey de la taifa de Sevilla. En 1057 conquistan la taifa de Málaga y la anexionan a Granada. Durante el periodo del reinado  Badis ben Habús se dieron una serie de conspiraciones dirigidas por José ben Negrala, hijo y sucesor en el visirato de Samuel ben Nagrela, asesinó al primogénito del rey en el año 1064 ,que  más tarde conspiraría también contra Maksan ben Badis, que había sido nombrado sucesor al trono, lo que llevaría a Maksan exiliarse a Jaén,  donde más tarde sería proclamado rey independiente. En 1066 el visir José Nagrela acordó con el rey de la taifa de Almería, Muhammad ben Ma’n al-Mu’tasin la anexión de Granada, pero la conspiración llegó a oídos del pueblo y se alzó contra el visir y la población judía de la ciudad.

Las conspiraciones y la presión de Alfonso VI de León y Castilla  y de Al-mu`tamid de Toledo, marcarían el reinado de esta dinastía,  tras la muerte de Badis ben Habús en 1073, descartado Marksan como sucesor, que ya había perdido el reino de Jaén, el trono se lo disputaron los nietos de Badis ben Habús,  Tamim y Abd’Allah. La juventud de AbdÀllah beneficiaba más a los intereses de la corte. La negativa del nuevo rey ziri a pagar parias al rey castellano supuso una importante presión, Toledo y Castilla  unieron sus esfuerzos contra  Abd’Allah ,  presión que no cesaría hasta la toma de Córdoba por el rey Al-Mu’tamid en 1077, un año después los ziries de Granada aceptaban pagar parias a Alfonso VI.  Pero las disputas entre las taifas proseguían y en el 1082, el hermano de Abdallah, atacaba a Granada desde la taifa de Málaga, el contraataque de los granadinos, no solo hacia retroceder al ejercito de Tamim ben Bullugin, sino tomo importantes posiciones y sitió Málaga haciéndola rendir.   La toma de Toledo por Alfonso VI en 1085, provoco que los ziries, así como las taifas de Badajoz y Sevilla solicitaran la intervención de los almorávides, un año después entraban en la península y para el 1090 conquistaron granada los almorávides.