LOS HAMMUDÍES Y LA TAIFA DE ALGECIRAS

En 1013 la cora de Algeciras se proclamó reino taifa, poco después, Sulayman al-Mustain asume el califato de Córdoba y concede la cora de Algeciras a los hammudíes en recompensa por el apoyo brindado por estos para hacerse con el poder, los hammudíes, dinastía amazigh fundada por Alí ben Hamud al-Nasir, originarios de Marruecos, llegaron a  Al-Ándalus a finales del siglo X, desembarcando en Algeciras, para mas tarde tomar Málaga y ya en Córdoba, y fruto de la política califal por la que se distribuía el poder territorial entre las familias poderosas,  los hammudíes adquirían un gran poder, siendo el fundador de los hammidíes gobernador de Ceuta, decide asaltar el poder califal, duraría mucho el califa en el poder, el propio Alí ben Hamud al-Nasir lo mandaría decapitar y asumía el Califato.  El primer soberano de Algeciras fue Al-Qasim al-Mamun, que mas tarde sería califa de Córdoba.   Los hammudíes, además de gobernar el califato cordobés y la taifa de Algeciras, reinaron en Ceuta y Málaga.

La política de los hammudíes  se basaba en la igualdad entre las distintas etnias, donde el poder político se asentaba por igual entre imazighen, eslavos, árabes y muladíes, pero la pretensión al trono cordobés por parte de los omeyas, daría un cambio en la política, rodeándose y distribuyendo el control político entre los imazighen.  En 1055 Muhammad ben al-Qasim, ante el asedio de al-Mutamid, se ve obligado anexionar su reino a la poderosa taifa de Sevilla.