EL HECHO TAMAZIGHT

Los lingüistas no se ponen de acuerdo en cuanto al origen y a la relación del tamazight con otras lenguas.  Existen teorías que relacionan el tamazight con sustratos celtas, con el egipcio antiguo, o con el semita primitivo.

En lo que sí hay general acuerdo entre  los estudioso es  en que un territorio que englobaría gran parte del desierto y del Magreb, desde hace aproximadamente más de 6000 años, ha sido habitado por etnias con un sustrato cultural común.  Estos pueblos constituirían, desde el punto de vista lingüístico, el sustrato líbico-beréber.  Algunos pueblos imazighen de la antigüedad son los Temehu y libios entre Egipto y Libia, los Nasamones y los psylles de Libia, los garamantes y los atarantes del Sahara, los gétulos y los númidas de Argelia y Túnez, los guanches de las Islas Canarias, los zenetes, los mauros y los sanhadja entre Marruecos, Argelia y Malí.

La presencia de inscripciones en tifinagh se halla desde la península del Sinaí hasta las Islas Canarias, y desde el Mediterráneo hasta orillas del Río Volta, en Burkina Faso.

Tamazgha es el nombre con el que los imazighen denominan el norte de África en contraposición al término islamo-arabo-centrista de Magreb(occidente musulmán). Tamazgha (tierra de Hombres libres) es el nombre del territorio del norte de África,  territorio en el que se desarrollaron las distintas culturas Timazighin (femenino plural de amazigh). Abarca el área comprendida entre las islas Canarias y el oasis de Siwa en Egipto, como frontera occidental y oriental, respectivamente, y desde el Mediterráneo hasta el Sahel.

Los amazighoparlantes  suman aproximadamente 60  millones de personas, incluidos los Tuaregs, entre un 30% a 40% de la población que conocemos como magrebí.  Aunque las poblaciones más numerosas se encuentran en Argelia y Marruecos, la lengua tamazight (femenino de amazigh) se habla en zonas de Níger, Libia, Mauritania, Túnez,  Egipto, Mali y Burkina Fasso. Los movimientos migratorios han convertido la lengua tamazight en una de las lenguas más habladas en Europa.

En Melilla se habla una de las muchas variantes del tamazight, el tarifit (dialecto que se habla en el Rif). La inexistencia de un único pueblo amazigh,  de una estructura política centralizadora, la incomunicación entre los distintos grupos de imazighen, unidos al vasto territorio en el que se habla, las relaciones históricas de los distintos grupos imazighen o bereberes (calificativo que procede de la adaptación del vocablo árabe “barbr” , transformación de bárbaros, que los latinos heredan de los griegos) con las culturas asentadas en el norte de África han contribuido a lo que podemos llamar la dispersión lingüística del tamazight.  El púnico o el latín en la antigüedad, el español, el francés y el árabe, dependiendo de la región o grupo, han dejado su impronta en los distintos dialectos imazighen.

Los historiadores coinciden en que el tamazight se ha hablado y desarrollado en todo el norte de África desde los primeros tiempos de la historia, donde ha coexistido con el púnico, el latín y el árabe.  Poco se sabe de la evolución de la lengua tamazight. Los documentos escritos en tifinagh (alfabeto amazigh) son unos 1.200; los más antiguos datan del siglo II antes de JC, aunque existen rastros arqueológicos del tifinagh datados desde hace más de 6.000 años.